Tartas

Tarta de ciruelas Mirabel y galletas Speculoos

He vuelto. Menuda pausa. Menudo año. Qué os voy a contar que no hayáis vivido ya vosotras. Pero a veces las pausas son necesarias. Respirar hondo, recuperar fuerzas y volver a empezar. Yo ya he recuperado fuerzas y también algo de motivación. Espero que no me hayáis echado de menos y que me perdonéis la ausencia. Y también espero que os guste mucho esta receta tan fácil!

Os ha pasado alguna vez que el mundo se os hace bola? Bueno el mundo es una bola, pero ya me entendéis. Bloqueo, pérdida de motivación, desorientación, desgana. Pues eso me ha pasado a mi. No sólo con el blog. He decidido volver (de momento) pero con un cambio de mentalidad. Y voy a intentar hacer las cosas con otra filosofía, no sólo en cuanto a lo que al blog se refiere, pero en general.

En resumidas cuentas, estoy aprendiendo a hacer las cosas con más calma. Y es que abarcar mucho puede llegar a ahogar y a hacer que el mundo se te haga bola. Cuando el perfeccionismo se transforma en enfermizo se acaba volviendo en tu contra. Y en mi caso ha sido así. Si dejas suelta tu ambición y tus impulsos de que todo sea perfecto te arrojas poco a poco a la frustración, porque no nos engañemos, cuando eres una psicópata perfeccionista tus expectativas nunca tienen límites. Crecen y crecen sin control y te llevan a un estado mental de frustración máxima porque no puedes realizarlas, además de hacerte incapaz de apreciar y agradecer lo que tienes en ese momento.

En todas las facetas de la vida me ha pasado eso. Una de ellas es el blog. Mis expectativas durante los tiempos de confinamiento llegaron a ser tan altas que al ver que no las podía cumplir, se me generó un efecto rebote que me llevó a no querer saber nada de esto. Yo solita me creé una “obligación” que no podía llegar a cumplir. El hecho de no cumplirla te lleva a sentirte fracasado, y ahí empieza a hacerse la bola.

El blog solo es un ejemplo. Pero se puede escalar muy fácilmente a otros aspectos. La única solución para mi, una pausa. Parar a reflexionar y calmarme. Y he aquí lo que he aprendido durante mi reflexión: no soy perfecta, no quiero serlo y no me voy a esforzar para que nadie piense que lo soy. Hacer lo mejor que sabes o lo mejor que puedes es suficiente. Dejar de compararse con los demás. Bajar el nivel de exigencia y de las expectativas. También voy a dejar de excusarme por las cosas que no he hecho y que nadie me ha pedido. Y voy a escuchar menos a la gente, quiero hacer las cosas a mi manera.

Y voy a hacer lo que me apetezca más a menudo. Para marcarme horarios y presión ya tengo mi trabajo, eso en gran parte no lo controlo yo. Pero mi vida si la controlo yo y puede ser como yo quiera. A partir de ahora, he decidido que va a ser mucho más tranquila. Mi blog también lo controlo yo, y quiero que me divierta como lo hacía cuando lo creé, no que sea una obligación. Así que si veis que desaparezco de nuevo, será porque no he conseguido encontrarme con esa diversión inicial y he decido, finalmente, matar una obligación que no me aporta nada.

Dulces sueños,

1948693098513013220916

Tarta de ciruelas Mirabel y galletas Speculoos

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Tarta French
By Raquel Ramos Serves: 8
Prep Time: 10 min Cooking Time: 40 min + 30 min refrigerado Total Time: 1h 20min

Tarta especiada con un sutil toque de canela y cubierta de ciruelas silvestres

Ingredients

  • PARA LA BASE:
  • 250 g de harina
  • 125 g de mantequilla (blanda)
  • 65 g de azúcar glas
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal
  • ½ cucharadita de canela
  • PARA EL RELLENO:
  • 150 g de ricotta
  • 150 g de galletas speculoos trituradas
  • 1 huevo
  • 50 g de azúcar
  • 500 g de ciruelas Mirabel limpias y sin hueso

Instructions

1

Prepara la base mezclando la mantequilla con el azúcar. Incorpora el resto de los ingredientes, amasa hasta que se hayan combinado y refrigera la masa en forma de bola envuelta en papel film durante mínimo 30 minutos.

2

En un bol mezcla todos los ingredientes del relleno y reserva.

3

Precalienta el horno a 180°C.

4

Estira la masa de la base con un rodillo y cubre un molde para tartas engrasado con mantequilla. Pincha la masa con un tenedor. Vierte la mezcla del relleno y alisa la superficie con una espátula.

5

Coloca las ciruelas sobre la tarta y hornea durante unos 40 minutos o hasta que la masa de la base se vea de color doradito.

Lista de correo

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply
    paquireina
    octubre 17, 2020 at 11:07 am

    Eres una tia estupenda q da mucho a sus seguidores. Tú a tu ritmo, pero no nos dejes. Te esperaremos todas las pausas q hagan falta para encontrarnos con recetas tan deliciosas como esta. No creas q hacer lo q te gusta no es suficiente, para nosotros es sobresaliente. Espero q sigas disfrutando siempre.

    • Reply
      Raquel Ramos
      octubre 20, 2020 at 10:24 am

      Ai Paqui, muchísimas gracias!! que se me salta la lagrimilla. Si yo sigo haciendo esto es por las fieles como tú, que disfrutáis de las recetas. Sois un amor!
      Un besote!

    Vuestros comentarios son mi alegría! Dime qué piensas de esta receta!!

    A %d blogueros les gusta esto: